Instalaciones de Aire acondicionado en Alicante

Email

instalaciones@grupoguillomolina.es

Llámanos

+34 965 286 657

Ubicación

Vial de los Cipreses 6

EMISOR TERMICO

Un emisor térmico es un equipo eléctrico o electrónico que proporciona calefacción con base al efecto Joule (1). Su apariencia es la de un radiador tradicional que se conecta mediante tuberías a una caldera dde gas o pellets. Sin embargo, los emisores térmicos son equipos individuales y no necesitan conectarse a otros elementos o calderas.

Su funcionamiento se basa en el consumo de electricidad por parte de una resistencia en su interior. La forma de transmitir el calor que genera la resistencia al exterior depende del tipo de emisor térmico del que hablemos, ya que existen varias clases, según su construcción.

CALDERA DE CONDENSACION

Por lo general, los emisores térmicos disponen de un mando para su programación, tanto de temperaturas deseadas, como de horarios. Así es que podemos establecer los momentos de funcionamiento en función de nuestros hábitos.

Las calderas de condensación han mejorado el rendimiento energético respecto a los modelos anteriores para generar calefacción y agua caliente sanitaria. ¿Sabías que desde el año 2015 solamente pueden instalarse este tipo de calderas en las viviendas? Esto hace que las calderas atmosféricas, las estancas normales y las de bajo NOx están desapareciendo paulatinamente.

CALDERAS DE CONDENSACION DE GASOIL

Son calderas que aprovechan la alta temperatura de los humos de la combustión para precalentar el agua de retorno de la calefacción a gasoil. De modo que la propia caldera necesita usar menos combustible para calentarla, puesto que el agua entra en la zona de combustión con mayor temperatura.

Además, al condensar la humedad que contienen los gases, arrastran con ellos a las partículas del humo, eliminando azufres y nitratos, que son perjudiciales. Así, se reduce considerablemente la contaminación que emiten las calderas de gasoil.

– Caldera de gasóleo de baja temperatura

Esta tecnología de las calderas de baja temperatura consiste en modular la llama del quemador, ajustándose a la demanda de calor para la calefacción. De este modo consiguen ahorrar entre un 20 y un 40 % de combustible, con comparación con las calderas de gasoil tradicionales.

Uso de la caldera de gasoil

La clasificación de las calderas de gasoil por el servicio que prestan es:

» Caldera de gasoil de solo calefacción

Este modelo de caldera está pensado para ofrecer solo el servicio de calefacción. Su construcción interna es más sencilla porque evita el circuito de agua caliente sanitaria. A pesar de ello, muchos modelos están preparados para realizar la instalación caldera gasoil conectando un acumulador exterior y así tener suministro de ACS.

» Caldera de gasóleo mixta instantánea

Es la caldera que ofrece tanto el servicio de calefacción como el de agua caliente sanitaria. Para ello dispone de dos circuitos, con dos entradas de agua a la caldera y dos salidas. Por un lado, dispone de la entrada de agua fría y la salida de ACS. Por otra parte, tiene la salida y retorno de la calefacción a gasoil.

Sin embargo, no pueden proporcionar agua caliente a los dos servicios simultáneamente, es por ello que se prioriza el suministro de agua caliente sanitaria. Es decir, cuando abrimos un grifo, la caldera detecta caudal de agua sanitaria y para el suministro a la calefacción, mientras ofrece ACS.

» Calderas de gasoil mixtas con acumulación

Son aquellas que disponen de un acumulador interno, este puede variar en volumen, desde los 50 a los 130 o 150 litros de agua calentada previamente. Dicho depósito dispone de sensores de temperatura para indicarle a la caldera si hace falta calentarlo o no. Una vez que el agua del depósito ha llegado a la temperatura deseada, se puede suministrar al circuito de calefacción a gasoil.

ESTUFAS

Estufas eléctricas

Las estufas eléctricas es un sistema de calefacción bastante expandido y que suele utilizarse en muchos hogares de nuestro país. Este tipo de estufas emiten el calor por convección, se trata de un tipo de estufas bastante seguras y que suelen ser menos nocivas para la salud. Ya que al tratarse de ser eléctricas, no generan gases ni emiten humos. Son un tipo de estufas bastante económicas y de fácil mantenimiento. Sin embargo, no suelen tener mucha potencia y por ello tienden a utilizarse para cuartos pequeños como complemento de calefacción.

Estufas de butano

Una estufa de butano no es otra cosa que un quemado de gas con un espacio para colocar y conectar una bombona de butano. Este tipo de estufa generan entre 3.000 y 4.500 W de potencia térmica. Al realizarse la combustión del butano se consume oxígeno y se produce el vapor de agua, dióxido de carbono y calor, principalmente. Su coste de adquisición -sumando el aparato, la bombona y el regulador- es más elevado que uno eléctrico similar. Pero luego el consumo es más económico. Aproximadamente la energía entregada por un radiador eléctrico nos cuesta un 44% más que la de la estufa de butano. Uno de los principales inconvenientes de este tipo de estufas es, que son más grandes en comparación a las estufas eléctricas, y que se debe cambiar constantemente las bombonas una vez que se consumen.

Estufas de aceite

Cuando escuchas las palabras estufa de aceite te imaginas agregándole litros y litros de aceite a un aparato, ¿cierto? Pues no es así. En la actualidad las estufas de aceite son súper sencillas de utilizar. Al igual que los radiadores eléctricos y convectores, poseen una resistencia interna, con la diferencia que al conectarlo a la corriente calienta el aceite que se encuentra en el interior del radiador generando así el tan ansiado calor. El usuario no tiene necesidad de agregarle aceite, ya que el mismo viene incorporado dentro de la misma desde la fábrica. Se trata de un aceite especial que no se quema y que suele ser más denso que el aceite normal.

Estufa de pellets

Una de las estufas más utilizadas en la actualidad y posiblemente se debe al precio o a lo económico que resulta el combustible. El funcionamiento de la misma es bastante sencillo, el pellet es quemado dentro de sus sistema y el proceso de combustión se encarga de generar el calor dentro de las estancias. Este tipo de estufas es muy utilizado en hogares bastante grandes y que tengan buena ventilación par asegurar su salida de humos. Son un tipo de estufas bastante eficientes y se recomienda como sistema de claefacccion en las habitaciones principales de la casa.

RADIADORES ELÉCTRICOS

Los radiadores eléctricos son una opción de calefacción eléctrica perfecta para aquellas viviendas que no disponen de suministro de gas natural o que prefieran no realizar ninguna instalación. A pesar de su sencillez en lo que a funcionamiento se refiere, los tipos de radiadores eléctricos son muy amplios y variados. En el mercado actual, los tipos de radiadores eléctricos de bajo consumo que podemos encontrar es muy amplia. Todos ellos son adecuados para viviendas o locales que no tienen unas necesidades de calor extremas. Es decir, las temperaturas son medias. Además, son también ideales cuando preferimos no invertir en una instalación o reforma, ya que para su funcionamiento basta con enchufarlos a la corriente eléctrica

BOMBA DE CALOR

La bomba de calor es una máquina térmica, es decir, es un equipo que trabaja aprovechando la capacidad de un gas para absorber y ceder calor con gran facilidadAsí, transfiere con gran eficiencia la energía calorífica de un lugar a otro. De forma natural, el calor se difunde desde un sitio con una temperatura alta (que llamamos foco caliente) hacia donde la temperatura es más baja (o foco frío). Por lo que, con el paso del tiempo la temperatura de ambos lugares tiene a igualarse.

Sin embargo, es capaz de hacer lo contrario. Es decir, absorber calor de un lugar relativamente frío (como puede ser el aire del exterior), para cederlo en un sitio más caliente (en el interior de nuestras viviendas).

La gran ventaja que tienen las bombas de calor, en comparación con otros sistemas de calefacción (gas o biomasa), es su capacidad para aprovechar la energía existente en el ambiente y acondicionar las dependencias interiores consumiendo poca energía eléctrica. Ya sea para aportar calefacción, agua caliente sanitaria o refrigeración (aire acondicionado) a nuestra vivienda. Esto hace que sean un equipo completo que puede ser usado durante todo el año, adaptado a cada estación.

Para poder efectuar su función, la bomba de calor utiliza un gas refrigerante en un ciclo continuo, en el que cambia de estado, de gas a liquido y vuelta a gas. En estos cambios de estado es cuándo se produce la absorción o cesión de calor. De manera que, gracias a la presencia de dos lugares a diferente temperatura, la bomba de calor capta el calor del Medio Ambiente y lo transporta dentro de la vivienda que queremos climatizar.

¿Qué tipos de bomba de calor existen?

Con el fin de utilizar una bomba de calor en cualquier necesidad, es decir, capturar la energía del aire que nos rodea, el agua de estanques o bolsas subterráneas y del subsuelo, se han diseñado diferentes tipos de bomba de calor. Así, tenemos el modelo de bomba de calor aire-aire, la bomba de calor agua-agua, la bomba de calor aire-agua y la bomba de calor tierra-agua.

Bomba de calor de aerotermia

También conocida como bomba de calor aire-agua aprovecha la energía contenida en el aire que hay en el ambiente para abastecer a la vivienda de agua caliente. De ahí su nombre, ya que se indica primero el lugar de donde recogemos la energía y seguidamente, donde aprovechamos esa energía.

Así, la energía recogida en el exterior la traslada uno o varios depósitos de agua. Esta la aprovecharemos para suministrar calor por medio de un suelo raddiante o radiadores de baja temperatura. O incluso, para el suministro de agua caliente sanitaria o ACS. Para cada uso se dispondrá de un depósito diferente.

Una modelidad nueva que ha aparecido los últimos años en el mercado es la bombade calor aerotermiaenfocados a la aproduccion de de ACS o más comúnmente conocida como Aerotermia ACS. Estos equipos son más sencillos y, por lo general, más compactos, es decir, en el mismo equipo se dispone de un depósito de unos 80 0 100 litros y la unidad condensadora. Se suelen instalar en el interior de la vivienda, y por ello, necesitan que se las conecte con el exterior mediante dos tubos, para poder captar la energía del aire exterior. Este tipo de bomba de calor para ACS es un equipo que sustituye a de los tradicionales termos eléctricos y los calentadores de gas.

– Eficiencia tiene una bomba de calor de aerotermia

El consumo eléctrico de las bombas de calor de aerotermia en relación con la potencia calorífica que pueden generar es muy bajo y su rentabilidad muy grande. Para entenderlo mejor, te ponemos un ejemplo:

Una bomba de calor con un COP* de 4, consume 1 kWh eléctrico y genera 4 kWh en energía calorífica para el circuito de calefacción. En cualquier aparato eléctrico por resistencia tiene un rendimiento inferior al 100% (COP = 1). Ya que en todos los casos la totalidad de la energía eléctrica consumida se transforma en calor, y parte se pierde en el funcionamiento del equipo. En este caso el COP = 1.

* COP : Coefficient of performance o Coeficiente de rendimiento.

Al hablar específicamente de la bomba de calor aerotérmica debemos tener en cuenta que su rendimiento no es del 100% (COP = 1) sino que puede llegar a tener un COP = 4, es decir, que las bombas de calor nos aportan hasta 4 veces más energía calorífica de lo que consumen. Un ejemplo de ello es el siguiente: “Supongamos que el consumo de la bomba de calor sea de 500 W, nos podrá dar calor equivalente a 2.000 W, o sea, 4 veces más de lo que consume“.

– Cuando se utiliza la bomba de calor de aerotermia

No existe ninguna recomendación de uso, según el clima u otra circunstancia por la localización de la vivienda. Más bien, su uso se realiza principalmente por economía o imposibilidad de acceder a un estanque o hacer un pozo. Es decir, en un edificio de viviendas, donde no disponemos de un jardín donde disponer una red de tuberías debajo de tierra o en una zona de aguas, debemos optar por la aerotermia.

Además, el coste de la instalación es mayor, al tener que instalar las tuberías en un pozo o en una zona de agua. De este modo, abaratamos la instalación a cambio de perder un poco de eficiencia.

Bombas de calor de geotermia

Las bombas geotérmicas o bombas de calor tierra-agua, aprovechan la energía térmica del subsuelo. Es interesante conocer que el subsuelo, a una profundidad de varios metros, la temperatura es mucho más estable durante todo el año. Por lo que la bomba de calor puede de hacer el intercambio de energía calorífica mucho mejor. Este es el motivo por el que los expertos consideran que son el tipo de bomba de calor más eficiente.

A diferencia del aire, que varía su temperatura sensiblemente en cuestión de horas, la tierra es mucho más estable en este sentido. También el agua sufre cambios bruscos de temperatura con facilidad. En cambio, una tubería enterrada en el subsuelo se mejora el funcionamiento de las bombas de calor. A través de esa red de tuberías enterradas en un terreno se disipa la energía que se ha recogido del interior de la vivienda, o a la inversa.

Aunque también podemos encontrar bombas de calor tierra-aire, son mucho más habituales las bombas de calor de gfeotermia tierra-agua. Ya que los usos principales a los que se destinan son a base de agua refrigerada o calentada. Tanto en calefacción y climatización doméstica, de oficinas y negocios, como procesos industriales u otros.

Debemos tener en cuenta que este tipo de instalaciones debe ser calculada por un técnico especializado para asegurar su correcto funcionamiento. Incluyendo el diámetro, la longitud de los tubos, su profundidad de instalación y disposición. De forma que, se garantice el adecuado intercambio térmico.

La red de tuberías que necesita una bomba de calor de geotermia para el intercambio de energía puede instalarse en diferentes disposiciones. Se puede utilizar un pozo de gran profundidad para poder disipar la temperatura que la bomba de calor recoge del interior de la vivienda. O disponiendo la red de tuberías en superficie, donde se necesita mucho más terreno, aunque no necesitamos perforar un pozo muy profundo.

– Eficiencia tienen la bomba de calor geotérmica

El COP de una bomba de calor geotérmica varía entre 4 y 6, superando la eficiencia del resto de tipos de bomba de calor. Con lo que podemos decir que, la bomba de calor geotérmica por cada unidad de energía empleada, por lo general electricidad, es capaz de obtener hasta 6 unidades de energía calorífica.

– Cuando se utiliza la bomba de calor de geotermia

La bomba geotérmica es muy utilizada en lugares donde no se quiere disponer de equipos a la vista y además, se disponer de terreno para perforar pozos o disponer las tuberías en horizontal. La ventaja de este tipo de bomba de calor, es que al disipar el calor en la tierra, no necesitan de ventiladores integrados y pueden instalarse dentro del edificio, en un sótano o similar.

Bombas de calor hidrónicas

Comúnmente conocidas com bomba de calor agua-agua o agua-aire. Son mucho más habituales los modelos de bombas de calor de agua–agua, ya que su uso principal es para calentar agua que utilizamos en la calefacción o para usos sanitarios. En ambos modelos se aprovecha alguna acumulación de agua, bien sea en forma subterránea o superficial. Sin embargo, se diferencian en el medio donde trasladan esa energía recogida en el exterior.

Así, la bomba de calor agua–agua se utiliza para sistemas de calefacción por agua, bien mediante un suelo radiante, fancoils o radiadores de baja temperatura. En cambio, el modelo de bomba de calor agua-aire, transfiere la energía al aire interior, y funciona como un tradicional aire acondicionado.

– Eficiencia tiene la bomba de calor hidrónica

El CPO de una bomba de calor hidrónica varía entre 3 y 5. Es decir, por cada 1 kW de electricidad usado es capaz de generar hasta 5 de calor. De modo que transforma la energía obtenida en forma de calor para climatización o agua caliente sanitaria.

– Cuando se utiliza la bomba de calor hidrónica

La bomba de calor agua-agua es utilizada en lugares donde se disponer de una acumulación de agua estable. Al igual que las bombas geotérmicas, no necesitan de ventiladores integrados y pueden instalarse dentro del edificio, en un sótano o similar.

Bomba de calor aire-aire

Los tradicionales aires acondocionados son lo que denominamos de técnicamente como bomba de calor aire-aire. Estos equipos aprovechan la energía del aire del exterior de los edificios, para trasladarla al interior de la vivienda y calentar o enfriar el aire de dentro. Los primeros modelos de bomba de calor aire-aire solo funcionaban en modo frío. Sin embargo, todo cambio al desarrollarse la válvula de 4 vías.

Con esta evolución se consiguió la reversión del sistema, facilitando que el aire acondicionado funcionará también para el invierno. De este modo, apareció lo que muchas personas conocen erróneamente como bomba de calor. Puesto que, a partir de la aparición de la válvula de 4 vías, el aire acondicionado fue capaz de cambiar a modo invierno y aportar calor al aire interior de nuestra vivienda.